viernes, 20 de diciembre de 2013

Cinco ideas para hacer una escapada en Navidad

Llega la Navidad y para muchos las últimas vacaciones del año. ¿Os gustaría aprovechar estos días para hacer una escapada? ¿Despedir el año y dar la bienvenida al nuevo que entra en otro país? 

Os dejamos cinco ideas para hacer una escapada a destinos donde hemos vivido la Navidad con especial intensidad:


Un lugar mágico para los niños en cualquier época del año, pero que en estas fechas intensifica su magia. La decoración navideña es preciosa, nos gustaron especialmente las luces del castillo. Eso sí, id bien abrigados porque las temperaturas son muy bajas y estando todo el día en el parque la sensación de frío es muy intensa. 





Londres

Cada año la ciudad se prepara desde mediados de noviembre para vivir estas fiestas. Un gran árbol de Navidad decora la plaza de Trafalgar Square y las calles principales lucen como nunca la iluminación navideña. En Hyde Park se instala un gran parque de atracciones para los más pequeños, Winter Wonderland, donde visitar a Papa Noel o patinar sobre hielo. Tampoco podéis dejar de visitar Hamleys, una juguetería de siete plantas.





Pasear por la tradicional Fira de Santa Llúcia en la Plaza de la Catedral, hacer cagar el Tió, patinar sobre hielo en la Plaza Catalunya, son algunas de las actividades que podéis hacer estos días en Barcelona. Además, entre el 27 de diciembre y el 4 de enero se celebra el Festival de la Infancia, con actividades y espectáculos para realizar con niños de todas las edades (desde los 0 a los 12 años).





Una ciudad donde la Navidad se vive en todo su esplendor. Ya sabemos que a los estadounidenses les encanta celebrar al máximo cualquier festividad y la Navidad no iba a ser menos. Este es tu destino si quieres sentirte protagonista de una película. Pasear por las calles adornadas como en pocos lugares del mundo, ver los escaparates de las tiendas de la Quinta Avenida que lucen sus mejores galas decorados para la ocasión, patinar en la pista de hielo de Rockefeller Center o ver en directo cómo baja la bola la noche de Fin de Año en Times Square ¡Todo de película! 




Un destino clásico para estas fechas. En muchos pueblos de Francia, Alemania, Suiza, o República Checa se instalan Mercados de Navidad por los que pasear tomando vino caliente y comprar detallitos para el árbol de Navidad. Este año vamos a ir a la zona de Alsacia en Francia para vivirlo en primera persona y empaparnos de la magia de la Navidad. ¡Os contamos a la vuelta!

viernes, 13 de diciembre de 2013

Navidad en Barcelona

Se acerca la Navidad y las ciudades se preparan para recibirla. Las calles se adornan con luces de colores y suenan villancicos. Los niños preparan ilusionados sus cartas a los Reyes Magos y a Santa Claus y esperan ansiosos la llegada de la noche más mágica del año.

Barcelona no iba a ser menos y toda la ciudad se viste con sus mejores galas para celebrar la Navidad.

En la Plaza de la Catedral se instala la Fira de Santa Llúcia, el mercado de Navidad más emblemático de la ciudad con decenas de casetas en las que comprar figuritas para completar el pesebre o adquirir el "caganer" que dicte la moda, pues cada Navidad se sacan al mercado nuevas ediciones con la cara de los personajes más relevantes del año.

Al lado de la Fira de Santa Llúcia, un Tió gigante espera a los niños para que le "hagan cagar" cantándole una canción y a base de suaves golpes. Para tener más información sobre estas tradiciones navideñas un tanto curiosas de Cataluña podéis leer este post que preparamos el año pasado.

De entre todas las actividades especiales que se pueden hacer estos días en Barcelona, la que más ilusión les hace a los niños, a parte de ir a entregar la carta a los Reyes Magos, es la de patinar sobre hielo. Hay varios puntos en la ciudad donde es posible llevarla a cabo, aunque quizá la pista de patinaje más céntrica la encontraréis en Plaza Catalunya. Desde finales del mes de noviembre hasta Reyes se instala esta pista de patinaje de 1.400 metros cuadrados (precio: 9 euros/hora o 7 euros/media hora).

Y para que veáis qué bonita está Barcelona en estas fechas hemos preparado este video circulando por las principales calles de Barcelona.

martes, 26 de noviembre de 2013

El Castillo de Kumamoto

En nuestra ruta de 26 días por Japón, establecimos Kumamoto como campo base para recorrer el sur del país. Desde aquí hicimos excursiones de un día a Kagoshima y Sakurajima, Beppu, el volcán Aso y Nagasaki. 

De Kumamoto lo más destacable es su imponente castillo que, rodeado de jardines, se alza en lo alto de una colina en el centro de la ciudad. 



El Castillo de Kumamoto fue construido en 1607 y una gran parte se quemó durante la Rebelión de Satsuma en 1877. Se reconstruyó casi en su totalidad, pero aún mantiene intactas algunas partes originales. Fue escogido como escenario de la película "Ran" por el director de cine japonés Akira Kurasawa.



La llegada al castillo es impactante. Las murallas inclinadas hacia dentro y los tejados salientes de madera lo hacen casi inexpugnable. De esta forma los ninjas, perfectos escaladores, encontraban más dificultades a la hora de asediarlo. A los niños les encantaba imaginar a ninjas subiendo por esas paredes y guerreros samuráis corriendo por la zona.



En la base de la Torre principal se exhiben maquetas del castillo y reliquias pertenecientes a las dos familias feudales que lo habitaron, los Kato y los Hosokawa, así como objetos de la época de la Rebelión Seinán. Tras el esfuerzo de subir unos cuantos escalones -seis plantas-, llegamos a lo alto de la torre de vigilancia, desde donde se divisa toda la ciudad. Las vistas son impresionantes y, si coincide con la puesta de sol, aún más.




Puesta de sol desde lo alto de a Torre principal del castillo
Cerca de la Torre se encuentra el restaurado Palacio de Honmaru Goten. Tras quitarnos los zapatos, pasearemos por las salas de reuniones y de meditación con sus preciosas puertas, paredes e incluso techos, decorados con paisajes tradicionales japoneses.



Techo decorado con motivos tradicionales japoneses
Los Jardines que rodean el castillo son un escenario perfecto para descansar y para que los niños jueguen a su aire. 




Datos prácticos: Tanto para visitar la Torre de Vigilancia como el Palacio Honmaru Goten os recomendamos llevar mochilaportabebés ya que es imposible visitarlo con el carrito de paseo. 

martes, 19 de noviembre de 2013

Excursión en Aigüestortes con niños

Queríamos probar un trekking con los niños ya que en el viaje del pasado verano a Japón se habían portado más que bien y, a pesar de tener 4 y 6 años, aguantaron el ritmo perfectamente, con una media de unos 6 a 8 kilómetros al día. El peque de 2 años iría en la mochila.

Estábamos pasando unos días en la zona del Valle de Boí y el Parque Nacional de Aigüestortes, en el Pirineo de Lleida. La idea era buscar una ruta con una distancia similar. Intentaríamos llegar a L'Estany Llebreta, ubicado a 4 kilómetros de la entrada del Parque que hay cerca de Caldes de Boí. 



Para llegar al Estany de Llebreta hay dos rutas posibles. Una es subir por la carretera por la que únicamente pueden circular los jeeps de las excursiones organizadas que se contratan en Boí y que te dejan más arriba del estanque, en el Pla d'Aigüestortes, desde donde se pueden tomar varias rutas de senderismo. No os recomendamos que vayáis por esta vía ya que la circulación de estos vehículos es continua y merma el encanto de lo que significa una excursión por la naturaleza. 

La otra manera de llegar al Estany de Llebreta es por un camino de montaña, que parte del aparcamiento. Andamos por caminos de belleza extraordinaria con algunos tramos con una pendiente destacable. Atravesamos un puente sobre un río y tuvimos que atravesar riachuelos poniendo los pies en las piedras. Nos mojamos un poco las botas, pero nada grave, forma parte de la aventura. 



Y de repente, cuando las fuerzas empezaban a flaquear y empezábamos a dudar de si conseguiríamos llegar a ver el estanque, apareció frente a nosotros, imponente. En las aguas negras del Estany Llebreta se reflejaban los colores amarillos, ocres y marrones del otoño. Un espectáculo para la vista.


Llegando a l'Estany Llebreta. ¡Lo conseguimos!



Tras un rato de descanso disfrutando de la vista y el paisaje y un tentempié para reponer fuerzas, empezamos el viaje de descenso. Esta vez fuimos por la carretera para variar el recorrido y porque creíamos que sería menos cansado que no tener que ir frenando la pendiente de la montaña. Definitivamente, por la carretera es mucho más aburrido y monótono y se nos hizo más largo el trayecto.

Esta excursión fue una gran experiencia en la que pusimos a prueba la resistencia de todos y con la que los niños disfrutaron muchísimo. Tanto, que al día siguiente nos hicieron repetir (aunque entonces el trekking fue corto porque yo estaba con agujetas, ellos no).


¿Futuro blogger?
Datos prácticos: Llegamos temprano y aparcamos el coche en el parking que hay dentro de Parque de Aigüestortes. Ojo porque cuando éste se llena, hay que dejar el coche en un aparcamiento en la carretera de Boí a Caldes de Boí, con lo que sumaremos 1 kilómetro y medio a la excursión.

En esta zona no hay ningún servicio, hay que llevar todo lo que se necesite en la mochila (agua, comida,...).  

lunes, 11 de noviembre de 2013

Visita al Museo del Barça y Camp Nou Experience

Para todos aquellos seguidores del Barça, y amantes del fútbol en general, visitar el Museo del F.C. Barcelona es una parada obligatoria si estás en Barcelona. El Camp Nou Experiencie ofrece la posibilidad de recorrer las zonas más emblemáticas del Camp Nou junto con la visita al Museo del Barça

Cruzar la zona donde los jugadores son entrevistados al finalizar el partido y la sala de prensa. Pisar el vestuario del equipo visitante, por el que han pasado tantos rivales. Imaginarte el ambiente que se debe vivir allí antes de un "Clásico" o un  partido de Champions...Todo esto lo puedes vivir en tu propia piel. Aún así, nos quedamos con las ganas de ver el vestuario del Barça, una pena que no se pueda visitar.


Sala de prensa 
Vestuario del equipo visitante en el Camp Nou
Y ahora viene la parte que más les gustó a los niños. A medida que te vas acercando a la zona del túnel de jugadores por dónde éstos salen al campo, empiezas a escuchar como cantan la alineación, gritos  y cánticos como si el estadio estuviera a reventar que te hacen sentir lo mismo que los jugadores antes de saltar al césped. Y de repente, subes las escaleras y te encuentras a pie de campo. En el Camp Nou. Detrás tuyo el banquillo en el que se sientan los futbolistas y el entrenador. En frente tienes las gradas para 100.000 personas aproximadamente, con su lema "Més que un Club". Puedes subir hasta la zona de las cabinas de los comentaristas y entrar en ellas. 


El túnel por donde pasan los jugadores antes del salir a jugar
Saltando al terreno de juego
Un córner
Vistas del Camp Nou desde la zona de las cabinas de prensa
El circuito sigue hasta el Museo. En él se encuentran todas las copas ganadas por las distintas secciones del F.C. Barcelona junto con una colección de objetos de la historia del Club. 


Los cuatro Balones de Oro de Messi
Llama especialmente la atención las mesas-murales  multimedia interactivas, donde puedes desplegar los vídeos que más te interesen de los mejores momentos del equipo o de los más conflictivos.

De dónde nos costó levantarnos fue de los sofás de la sala donde hay varias pantallas que suman en total 35 metros, y en las que se emiten vídeos ininterrumpidamente de los mejores goles y momentos de la historia del F.C. Barcelona.


Pantallas del Museo del Barça
Te ofrecen la posibilidad de llevarte como recuerdo una fotografía con alguno de tus ídolos o como si estuvieras dando la rueda de prensa. Como en la mayoría de museos, la visita termina en la tienda del Barça por lo que es bastante difícil salir de allí sin comprar nada.

Además, en las inmediaciones del Camp Nou si tienes suerte puede ser que veas a los jugadores cómo suben al autocar para desplazarse a algún partido, como nos sucedió a nosotros. Los niños no podían creer estar viendo en persona a sus ídolos que tantas veces han visto por televisión. 



Datos prácticos: Os recomendamos que vayáis a primera hora porque así lo hicimos nosotros y nos encontramos poca gente y pudimos hacer buenas fotografías. Mejor que hagáis la visita con mochila portabebés, para poder ir sin problema por el túnel de jugadores y saltar al césped del campo. Para más información sobre precios y horarios: http://www.fcbarcelona.es/camp-nou/museo

martes, 29 de octubre de 2013

¿Castañada o Halloween?

En estas fechas se solapan dos tradiciones, una de toda la vida como es La Castañada y otra que va ganando terreno en los últimos años, Halloween.

Hace un par de años pensamos que sería buena idea hacer partícipes a los niños de las costumbres de nuestra tierra. Preparamos entre todos una buena cantidad de “panellets” y castañas asadas. Disfrutaron mucho con las manos manchadas de harina, haciendo bolitas de mazapán y rebozándolas en piñones, almendras,…

Preparando Panellets
Con las manos en la masa

El resultado: panellets de piñones
El año pasado nos disfrazamos toda la familia de forma terrorífica (tampoco sin pasarnos, no era plan de que los niños se asustaran de sus propios padres y salieran corriendo). Así que entre hombres lobo, demonios y personajes siniestros nos dedicamos a decorar la casa y a preparar en familia una cena temática llena de arañas, gusanos, búhos, calabazas y fantasmas.


Zombies, hombre lobo, demonio,...
Aún no tenemos muy claro qué vamos a hacer para el día de Todos los Santos este año, pero lo que sí sabemos es que lo celebraremos de una manera u otra.

¿Vosotros cómo celebráis este día? 

martes, 22 de octubre de 2013

Un ruta por pueblos del interior del Baix Empordà (Costa Brava)


La comarca del Baix Empordà (Girona) es muy conocida por albergar preciosas calas, muchas consideradas de las más bonitas de la Costa Brava y a las que dedicaremos un post para ellas solas, como se merecen. 
Pero esta comarca tiene otros tesoros escondidos. Y ahora que termina el verano, os proponemos una ruta por pueblos del interior de esta zona por donde pasear disfrutando de sus calles empedradas:
Peratallada:
Pueblo medieval de indudable belleza con calles estrechas y tortuosas y rodeado por murallas. El que sea uno de los pueblos más importantes de Catalunya en cuanto a arquitectura medieval se traduce en que es donde más turistas encontraremos paseando por sus calles. Rodeado por un foso natural escarbado en la roca, el Castillo de Peratallada destaca en el centro de la población.


El precioso núcleo de Peratallada

Pals (centro histórico):
Encaramado en lo alto de una montaña, un paseo por sus calles es imprescindible si se visita esta zona. Allí podréis caminar tranquilamente  hasta llegar a la Iglesia de Sant Pere en lo alto de la colina y desde donde tendréis unas vistas espectaculares del Empordà y de la costa mediterránea.


Callejuelas del centro de Pals
Monells:
Paseando por sus calles parece que el tiempo se haya detenido. Lo que más nos gusta de Monells es su Plaza Mayor, donde antiguamente se celebraba un mercado. Esta preciosa plaza porticada es perfecta para tomarse un café o comer algo mientras los niños juegan y corren tranquilamente ya que apenas circulan coches.



Jugando tranquilamente en la Plaza Mayor de Monells

En la zona hay otros pueblos con mucho encanto que bien merecen una visita:
Palau-Sator:
Menos turístico que su vecino Peratallada, este pueblo ha sabido conservar el ambiente agrícola y ganadero de antaño. Las herramientas para arar los campos que se ven facilmente al pasear por sus calles nos descubren la esencia del Empordà más tradicional.
Madremanya:
Desde Monells podéis acercaros al núcleo vecino de Madremanya. La tranquila carretera que une los dos municipios invita al paseo y a recorrerla en bicicleta. Madremanya, quizá sea de los pueblos más desconocidos de la zona, lo que le ha permitido mantener un imperturbable carácter rural por donde pasear tranquilamente por sus calles estrechas.


Vistas desde la Iglesia de Madremanya
¿Creéis que hay alguno más que debería aparecer en la lista?

domingo, 6 de octubre de 2013

El museo de Anpanman en Yokohama



Anpanman es un gracioso personaje de ficción con una gran popularidad entre los niños de 0 a 12 años en Japón. Un superhéroe provisto de su capa como tal y cuya cabeza es un “anpan” (bollo dulce japonés relleno de pasta de judías dulces), de ahí su nombre “AnpanMan”. La historia es así: cuando los personajes de los dibujos tienen hambre o han sido heridos o sienten alguna debilidad, comen un trozo de la cabeza de Anpanman y así recuperan su fuerza. Esto hace que Anpanman pierda temporalmente sus poderes hasta que le hornean una nueva cabeza y se la colocan.


Anpanman
En Yokohama se encuentra uno de los cuatros museos que hay en Japón de este personaje tan querido, el Anpanman Children's Museum. El museo consta de varias plantas con juegos para los niños, todos con temática de la serie. Son juegos giratorios, de luces, toboganes de muy poca altura y una zona de juegos con piezas para montar tipo Lego.


Zona de juegos
Hay otra planta con decorados basados en la serie donde los niños juegan y los mayores aprovechamos para sacarles fotos. Y un teatro donde Anpanman actúa, canta y baila.


Zona con escenas cotidianas japonesas basada en la serie
También hay una zona con pelotas muy grandes donde nuestros hijos aprovecharon para pasarse el balón intentando jugar a fútbol y básquet con una pelota XXL. Creo que esto último fue lo que más les gustó, ya que aunque la serie de dibujos la sigan niños de hasta 12 años, los juegos y atracciones del museo están pensados para niños mucho más pequeños, yo diría que hasta los tres o cuatro años máximo y se les quedó un poco justo a los mayores (el peque sí que disfrutó).


Pelotas con la cara de Anpanman
En el exterior del museo hay varias tiendas con todo el merchandising que os podáis imaginar relacionado con Anpanman y algunos restaurantes.
Datos prácticos: Nosotros visitamos esta ciudad como excursión desde Tokyo. El trayecto en tren hasta Yokohama dura algo más de una hora y el museo está bastante cerca de la estación, en la zona de Minato. El precio es de 1500 yenes, tanto para adultos como para niños mayores de un año. Con la entrada regalan un colgante con un sonajero con la cara de Anpanman.

jueves, 26 de septiembre de 2013

El Parque Nacional Denali, Alaska

"Shhhht....!!! silencio.....no molesten a los osos".  Estas fueron las palabras del conductor del autobús cuando nos avisó que a escasos diez metros de la carretera teníamos dos enormes osos pardos que comían tranquilamente entre los arbustos. 


Osos pardos a pocos metros de nosotros
Nos encontramos en el Parque Nacional de Denali, en el corazón de Alaska. Famoso por albergar el pico más alto de Norteamérica, el Monte McKinley de 6.194 metros. Un lugar en el que, además, se puede contemplar animales como osos, cabras montesas, willows, alces, caribús,...


Una única carretera atraviesa parte del Parque pero no pueden circular coches privados por ella. Contratamos una excursión en autobús hasta el Lago Wonder, a 40 kilómetros del Monte Mc.Kinley. Aunque se recomienda reservar con antelación la visita, nosotros que somos amantes de la improvisación, no tuvimos ningún problema para contratar la excursión para ese mismo día llegando a primera hora de la mañana al parque. 



Durante el recorrido en autobús, se realizan varias paradas en miradores desde donde observamos cabras montesas en lo alto de la montaña y osos en el valle del río Savage. 


Los puntitos blancos son cabras montesas
Osos en el valle del río
Nos llamó la atención la cantidad de gente que acampa en las zonas habilitadas teniendo en cuenta la cantidad de osos y lobos que habitan la zona. Eso ya es para valientes. Las medidas de precaución son extremas y hay muchas advertencias sobre qué hacer con la comida para no llamar la atención de los osos, por ejemplo. 


Lago Wonder
En el centro de visitantes ofrecen mucha información sobre historia del parque, rutas de senderismo, horarios y recorridos de los autobuses. En los alrededores del parque hay una gran oferta para contratar viajes en avionetas que sobrevuelan la zona para ver el Monte Mc. Kinley desde el aire.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Nikko pasado por agua

El día amaneció nublado en Tokio pero no llovía, así que seguimos con nuestros planes. Tocaba visitar Nikko. No nos podíamos imaginar el diluvio que tendríamos que soportar más tarde. De camino a Nikko, en el tren, ya empezó a llover y nosotros sin paraguas ni chubasqueros. Por si os ocurre lo mismo, en frente de la estación JR de Nikko hay una tienda que vende paraguas y una parada de autobuses donde tomar uno que te acerque hasta el conjunto de templos de Nikko.


El complejo está inmerso en una zona boscosa, llena de cedros y vegetación y muros de roca envueltos por el musgo, que le confiere un aire místico inolvidable. La lluvia ayudó a aumentar esta sensación de misterio.



El primer templo que visitamos fue el de Rinnoji, que está en plena rehabilitación. La duración de las obras está prevista hasta el año 2020 y poco se puede ver del exterior del templo que está cubierto con una lona. Gran parte del interior también está cubierto y algunas piezas han sido retiradas para restaurarlas, entre ellas, dos de los tres budas de madera mayores de Japón. Por unas escaleras se accede a la parte superior del templo donde, paseando por andamios, se pueden ver las labores de reconstrucción. A día de hoy el templo está totalmente despiezado dado que los trabajos están en una fase muy inicial, no como en Himeji que aunque esté en reconstrucción puedes hacerte una buena idea del Castillo. 

La lluvia iba en aumento y cada vez se iba complicando más la visita. Nos tendríais que haber visto con el peque cargado en la mochila y sosteniendo la cámara de video en una mano y el paraguas en otra, también la de fotos, el móvil para actualizar en Instagram, empujando el carrito como podíamos por caminos de tierra y piedras (mejor que no lo llevéis)…. sinceramente, no fue fácil. No tenemos dominada la combinación lluvia y logística reportera y encima controlar a tres niños….¡cualquier consejo será totalmente bienvenido!



De allí nos fuimos al templo Togoshu: es precioso, pero mejor para un día sin lluvia. Había mucha gente y, por supuesto, muchos paraguas que impedían ver bien los detalles.



Aún así, tuvimos la suerte de coincidir con una boda japonesa, con los trajes típicos. Caminamos hasta el Mausoleo de Tokugawa Ieyasu que hay en lo alto de un montículo, lo que comportó un largo paseo bajo la lluvia y subir unos cuantos escalones de piedra que, a la bajada, resbalaban. 




Completamos la visita al complejo de Templos de Nikko con la visita al templo de Tainyuin-byo. Gran parte de este templo también está en reconstrucción. Aquí pudimos contemplar las impresionantes figuras de los guerreros y coincidir con un momento de plegarias de los fieles budistas.

Nikko es precioso, espectacular y de visita obligada, pero entre la lluvia y, sobretodo, los trabajos de restauración no lo pudimos disfrutar como se merece. Nos ha quedado cierto mal sabor de boca por este motivo, así que tendremos que volver otra vez para remediarlo (mejor a partir del 2020 que ya estará todo restaurado).


Blogging tips