miércoles, 29 de mayo de 2013

¿Te apetece un fin de semana en la Ribera del Duero?

¡¡Estamos de sorteo en My Family Passport!!



Hace unos días os hablábamos de lo bien que lo habíamos pasado en la Ribera del Duero y de lo encantados que habíamos estado en Casa El Agapio. Pues bien, ahora tenéis la oportunidad de pasar un fin de semana allí ¿cómo? muy fácil, ¡participando en el sorteo que os proponemos! Tenéis que hacer lo siguiente:

1) ser fan de la página de My Family Passport en Facebook.

3) compartir el concurso en tu muro de Facebook.

2) dejar un comentario a este post con vuestro email para poder ponernos en contacto con el ganador.

Entre todos los comentarios que lleguen antes del día 10 de junio sortearemos una estancia de dos noches en Casa El Agapio con desayuno incluído (fecha de disfrute de la reserva a convenir con el hotel). 

¿¿A que es fácil?? ¿A qué estás esperando?


martes, 28 de mayo de 2013

Escapada a la Ribera del Duero

Aprovechando el fin de semana largo que teníamos en Barcelona decidimos irnos a conocer la Ribera del Duero, tierra de vinos y bodegas. 


El Duero a su paso por Olivares del Duero

Nos alojamos en Casa El Agapio, un precioso hotel rural ubicado en Olivares del Duero que os recomendamos encarecidamente y del que tenemos tantas cosas que contar que se merece un post para él sólo, aquí lo podéis ver. 

En Olivares, tuvimos la suerte de coincidir con el día del "Pucherito a la antigua", una comida popular que se organiza en la plaza del Consistorio. Probamos el cocido castellano que estaba espectacular, un pollo buenísimo y un plato de patatas con chorizo también riquísimas, aunque a los niños lo que más les llamó la atención fue el campeonato de beber en porrón que se celebró. 

Adrià comiendo cocido castellano
A 15 kilómetros aproximadamente de Olivares del Duero se encuentra Peñafiel, localidad conocida por su espectacular castillo, sus fiestas en verano en la Plaza del Coso y por albergar bodegas de gran reconocimiento. El castillo se puede visitar por dentro, donde los niños se sentirán como auténticos caballeros y princesas. En su interior se encuentra también el Museo del Vino, de todo ello os hablaremos también en otro post.


La Plaza del Coso de Peñafiel

El Castillo de Peñafiel
La carretera que une Aranda de Duero y Valladolid, transcurre entre valles de viñedos en los que se ubican bodegas reconocidísimas a nivel internacional, entre ellas, Protos, Arzuaga, Vega Sicilia,...

Casi todas las bodegas organizan catas y visitas guiadas a sus instalaciones, y estando allí, no podíamos dejar pasar la oportunidad de participar en una de ellas. Teníamos previsto ir a la "Mañana Temática" organizada por Bodegas Arzuaga, pero el mal tiempo lo impidió. Consiste en una actividad ideal para familias, donde se visitan los viñedos, se ven animales y hasta se da la posibilidad de abrazar a la encina milenaria que tienen en su recinto. La actividad finaliza con una cata de algunos de sus vinos. Después de haber estado lloviendo la noche anterior y amanecer con lluvias intermitentes preferimos dejar esta visita para otra ocasión en la que el tiempo sea más favorable. Otra vez será.

Como no queríamos irnos de la zona sin ver las instalaciones de una bodega y que nos explicaran cómo trabajan y las cualidades de sus vinos, la bodega que visitamos fue la de Protos: realmente espectacular el edificio diseñado por Richard Rogers, la organización interna a nivel empresarial y el vino que probamos en la cata ¡impresionante! La experiencia de nuestra primera cata en familia os la explicaremos más ampliamente en otro post.



Edificio nuevo de Bodegas Protos, diseñado por Richard Rogers

Edificio antiguo de Bodegas Protos. Al fondo el Castillo de Peñafiel
El último día, ya de regreso a casa fuimos a visitar la bodega Portia, cerca de Burgos, que ha sido diseñada por el arquitecto Norman Foster. En este caso no hicimos la visita guiada pero sí que aprovechamos para comprar algunos vinos. 

Edificio Bodegas Portia diseñado por Norman Foster
Edificio Portia
Todo preparado para la cata de los vinos de Bodega Portia
El tiempo no nos ha acompañado en este viaje y hemos tenido que modificar algunas actividades que teníamos planeadas... pero bueno ¡esa será la excusa para volver a la zona y seguir descubriendo la Ribera del Duero!

viernes, 24 de mayo de 2013

Casa El Agapio, alojamiento en Ribera del Duero

Cruzar la puerta del Hotel Rural Casa El Agapio es entrar a un ambiente impregnado de amabilidad y calidez humana. Todo fueron facilidades, desde el principio hasta el final. Ana y su equipo gestionan el hotel hasta el más mínimo detalle y se desviven para hacer que la estancia allí sea lo más agradable posible, haciéndote sentir como en casa.
Enseguida nos acompañaron a nuestra habitación, “La Era”, decorada con un gusto exquisito. La habían preparado para que cupiéramos todos en ella, sin perder ni un ápice de buen gusto y siempre buscando la comodidad. La habitación daba a "El corral", actualmente habilitado como patio repleto de flores en el que los niños pasaron buenos ratos sin sentir que estaban encerrados en una habitación de hotel.
Nuestra habitación

Espejo en la habitación

El Corral

Además, también cuentan con “El Salón”, una estancia con un par de butacas ideales para leer frente a la chimenea en invierno y con una gran mesa en la que charlar, trabajar, jugar a juegos de mesa,….o incluso, jugar a plastilina, pintar con las tizas en la pizarra de Ana, porque todo esto y mucho más tienen preparado en el hotel para sus pequeños huéspedes.
Acceso al Salón
Chimenea en el Salón
Adrià y Arnau jugando con plastilina y tizas 
Otro de los aspectos del que os queríamos hablar es su restaurante. No vamos a olvidar fácilmente el chuletón a la piedra que nos comimos allí, la tarta de queso curado, el flan casero, los helados,… y, como no podía ser de otra manera, todo bañado con vinos D.O. Ribera del Duero. Con anterioridad, Ana ya nos había preguntado si los niños necesitaban algún tipo de comida especial o triturado.
El hotel también organiza actividades para los niños, en las que los pequeños chefs preparan pizzas o rosquillas en la cocina. Al final la cantidad de actividades que teníamos previstas por la zona no nos dejó un hueco para poder participar. Seguro que habrá otra ocasión en el futuro, porque con la cantidad de cosas que nos han quedado pendientes por hacer y lo a gusto que nos sentimos en Casa El Agapio, vamos a volver seguro.
El hotel acepta animales de compañía y tiene conexión wi-fi. Para más información podéis consultar su web, ya veréis que relación calidad-precio es inmejorable, con desayuno incluído: café y tostadas recién hechas con tomate natural para untar que nos transportaba a nuestra tierra, bizcocho casero... ¿dónde habéis desayunado zumo de naranja recién exprimida por ese precio?
P.D. Tan cariñoso fue el trato recibido por Ana y su equipo, que los niños aún preguntan por ella y están preparando unos dibujos que le quieren mandar.

domingo, 12 de mayo de 2013

Vacaciones en Cerdeña con niños

Cerdeña es una preciosa isla mediterránea que forma parte de Italia. Su fácil acceso desde Barcelona vía ferry fue uno de los motivos que nos hizo decidir pasar 16 días en esta magnífica tierra. Para aquellos que lo prefieran, también es posible llegar en avión al aeropuerto de Cagliari.
Ocupa una superficie similar a la de la Comunidad Valenciana para que os hagáis una idea. Estas grandes dimensiones hacen que no se pueda visitar toda la isla desde un campamento base. Para intentar ver al máximo lo que Cerdeña puede ofrecer, nosotros decidimos pasar una semana en el norte, alojándonos cerca de Palau, y otra semana en el sur, en Cagliari concretamente, y tomar estos puntos como base para realizar excursiones de un día.

La decisión de estas ubicaciones concretas vino condicionada por el precio de los alojamientos y las conexiones a las principales carreteras, ya que nuestro planteamiento era el de combinar el descanso en playas y conocer la isla, sus paisajes y su legado histórico. Cerdeña es una isla muy completa, a parte de ofrecer playas fantásticas, también tiene ciudades preciosas como Cagliari o Algero, acantilados en Capo Caccia o Costa de Masua y los que disfruten con la historia podrán visitar los templos antiguos Sur Naxi Barumiri de la época nurágica (siglos XVI a IX a.C.) y el Templo de Antas y Tharros de la época fenicia y romana.

Cagliari
Templo de Antas
Tharros
Capo Caccia


Este fue nuestro Diario de Viaje a Cerdeña, si "clicáis" sobre cada nombre encontraréis información más detallada sobre los lugares (en actualización):
Día 1 Embarque en el Puerto de Barcelona, viaje en ferry durante la noche
Día 2 Llegada a Porto Torres - Bossa- Cagliari
Día 3 Pula - Nora - Chia - Sant'Antioco- Carbonia
Día 4 Baunei- Dorgali-Nuoro
Día 6 Costa de Masua - Piscinas - Iglesias - Montevecchio Mina - Su Nuraxi Barumini  
Día 7 Villasimius - Cagliari
Día 8 Cagliari
Día 9 Santa Giusta - Oristano -Santissima Trinità di Saccargia - Tharros
Día 10 Islas de La Maddalena
Día 11 Santa Teresa di Gallura - Isola Rossa - Capo Testa - Castelsardo
Día 12 Porto Liscia- Golfo Aranci - Porto Rotondo
Día 13 Porto Liscia - Porto Cervo - Baia Sardinia
Día 15 Porto Liscia

Día 16 Viaje en ferry de regreso a Barcelona
Cerdeña no es una isla barata. Desde el coste del alojamiento hasta los restaurantes tienen precios elevados. Este viaje también nos sirvió para estrenarnos en el alojamiento en apartamentos, un sistema que nos comportó un gran ahorro, especialmente a nivel de comidas, al no tener la obligación o necesidad de comer fuera en cada comida y sólo yendo a restaurantes cuando realmente nos apetecía. Fue un gran descubrimiento y desde entonces hemos repetido varias veces. En el norte de Cerdeña nos alojamos en un complejo de apartamentos turísticos y en el sur en la vivienda de una familia que alquilamos, lo que nos permitió conocer más la ciudad desde un punto de vista local, yendo a comprar a las mismas tiendas que los lugareños. 


Playa Poeto, cerca de Cagliari

Las playas de Cerdeña son ideales para los niños, son muy planas y poco profundas y es fácil encontrar calas casi sin oleaje que parecen piscinas. Los niños pueden estar tranquilamente en la orilla jugando con sus juguetes, sin que ésto cause un estrés excesivo a los padres. 


Porto Liscia
Hay muchísimas playas preciosas que son fácilmente accesibles desde los parkings habilitados para los vehículos, sin tener que recorrer largos caminos que a veces es complicado transitar con niños y con todos los artilúgios asociados a una jornada playera familiar. Nosotros nunca encontramos problemas en los aparcamientos para dejar el coche, aunque es cierto que íbamos pronto a las playas -nuestros hijos son muy madrugradores-. 

Cerdeña... !Muy recomendable¡


Artículos relacionados que os pueden interesar:

- Playas del sur de Cerdeña
- Las Islas de La Maddalena 
- La Playa de Porto Liscia en Cerdeña, nuestro paraíso particular 
- Ventajas de viajar en ferry
- 3 excursiones en Cerdeña que no puedes perderte: Castelsardo, Algero y Cagliari

martes, 7 de mayo de 2013

Primer Encuentro Familias En Ruta

El pasado fin de semana tuvo lugar en el camping Vinyols del Camp (Tarragona) el primer encuentro de familias viajeras y crianza en movimiento organizado por Familias en Ruta. La convocatoria fue todo un éxito, con una ocupación del 100% de las plazas previstas en bungalows y parcelas para tiendas de campaña y caravanas.

Las jornadas consistieron en ponencias relacionadas con los viajes y la crianza, talleres y juegos que han hecho las delicias de niños y mayores. Mientras los padres acudían a las charlas, los más pequeños se entretenían haciendo manualidades, jugando a juegos de mesa y de lógica y participando en juegos tradicionales y en "gincanas" alrededor del complejo. Aquí podréis encontrar una descripción más detallada del programa. 




Otra de las principales atracciones para los niños fue la de montar a caballo o en un carro tirado por un pony y, sobretodo, lo que más les emocionó fue ir a dar de comer a las gallinas, ovejas, burros... ¡incluso retiraron de debajo de su barriguita los huevos que habían puesto las gallinas!







Me podría extender muchísimo sobre todos los temas interesantes que se trataron, pero quizá con lo que me quedo de todo lo expuesto, es con la idea de viajar como forma de educación de nuestros hijos, como una manera de mostrarles culturas diferentes a la nuestra para que crezcan con una mente abierta y ayudarles así a desarrollarse sin prejuicios. Viajar, también, como una vía para compartir tiempo en familia, un modo de crecimiento familiar, pasando todo el tiempo posible juntos, tiempo de calidad, ese tiempo que muchas veces no tenemos para dedicarles a nuestros hijos y que es absorbido por las obligaciones del día a día. Y, finalmente, viajar como una manera de regresar a valores que se han perdido con el tiempo, dejando en casa todo lo superfluo, lo material, y poniendo en una pequeña mochila lo necesario para el viaje: centrándonos más en ser y menos en tener. 

El encuentro nos permitió conocer en persona a Mi Pequeño Gulliver y Bienvenidos a Lilliput con los que pasamos muy buenos ratos juntos. También tuvimos la posibilidad de desvirtualizar a Familias en Ruta, organizadores del evento, y a Roser Goula de Intercambio de Casas.

Foto vía Familias en Ruta


Blogging tips