jueves, 29 de octubre de 2015

Namibia con niños: la maravilla de subir las dunas del desierto del Namib




El desierto del Namib, en Namibia, es el más antiguo del mundo pues sus dunas ya existían en la Época Terciaria, momento en el que se extinguieron los dinosaurios. Además ostenta otro título, la duna “Big Daddy” es la más alta del mundo, que se eleva 380 metros sobre el nivel del mar.

La entrada al parque nacional del Desierto del Namib se encuentra en la localidad de Sesriem. No está permitido salir de la carretera principal (asfaltada, por cierto), únicamente en los lugares señalados para poder acceder a determinadas dunas.



La primera duna que os encontraréis es la Duna Elim, llena de vegetación, y más adelante la famosa Duna 45, llamada así por estar a 45 kilómetros de Sesriem. Es una de las dunas más accesibles del parque al poder dejar el coche casi a pie de duna.

Caminar sobre las dunas es muy costoso y hay que añadir la dificultad del calor sobretodo en las horas centrales del día y, también el viento. Pero merece la pena el esfuerzo pues es una sensación única.

La zona de Sossusvlei está formada por varios valles, entre ellos el valle del Dead Vlei, donde podéis encontrar la famosa estampa del desierto del Namib, que seguro que habréis visto muchas veces: un lago seco, árboles secos y las dunas rojas del Namib presidiendo la escena. Aquí es donde se encuentra el gran papá o “Big Daddy”, la duna más alta del mundo.




La visita al parque se puede hacer con cualquier tipo coche, pero los últimos kilómetros para llegar a DeadVlei sólo se permite el paso a vehículos 4x4. Para el resto de coches hay un parking habilitado donde dejarlos y desde allí se puede tomar un servicio lanzadera hasta la entrada al valle. Incluso muchos vehículos 4x4 utilizaban este servicio, algunos después de quedarse encallados en la arena del desierto.





Para visitar el parque mejor ir a primera hora del día o a última, para evitar las horas de máximo calor y también de mayor afluencia de gente. Durante este viaje ajustamos el ritmo a las horas de luz, y llegamos a la entrada del parque cuando abrían sus puertas, es decir, en el momento de la salida del sol.

Llegamos a Dead Vlei tras un trayecto de casi una hora, pero mereció la pena madrugar pues el color rojizo de las dunas es increíble y el número de gente más que aceptable.



Caminar por las dunas es bastante duro, pues a la pendiente que ya de por sí tiene la duna hay que sumar el tipo de terreno. Los pies no paran de hundirse en la arena pero los niños apenas encontraban dificultad. Ellos iban muy por delante de nosotros, subiendo sin parar y disfrutando la bajada como locos.





Únicamente en el campamento base se puede adquirir agua, así que id bien preparados porque si camináis por las dunas la vais a necesitar.

Datos prácticos: el precio de la entrada al parque nacional: sólo tuvimos que pagar por dos adultos y el coche, un total de unos 17 Euros. El servicio lanzadera hasta deadvlei se paga a parte (no recuerdo exactamente, pero menos de 10 euros ida y vuelta por persona). 

miércoles, 7 de octubre de 2015

Ruta en coche por Sudáfrica y Namibia

Muchos preguntáis por los desplazamientos en nuestro viaje a Sudáfrica, Suazilandia y Namibia con niños y cómo hicimos para llegar a los distintos países. 


África con niños

Llegamos a Johannesburgo y en el mismo aeropuerto recogimos el coche que nos acompañaría durante  28 días y ocho mil kilómetros en el viaje a Sudáfrica, Suazilandia y Namibia. Existe la opción de pagar un suplemento y poder dejar el vehículo en otra ciudad, incluso en un país diferente. Y así lo hiciemo, pues nos compensaba el hecho de utilizar siempre el mismo coche. Recordad que hay que indicarlo en la reserva de coche y ellos os facilitarán también un documento que es necesario enseñar cada vez que crucéis una frontera.


Safari con niños

Alquilamos un coche tipo 2x4, un Kia Sportage concretamente. Para viajar por Sudáfrica y Suazilandia fue más que suficiente. En Namibia hay muchas carreteras que son pistas de piedra y, aunque no fuimos mal, hubiéramos agradecido tener un coche 4x4 y de esta forma, quizá evitarnos los dos pinchazos de rueda que sufrimos. Aunque he de decir, que en Namibia nos acompañaban unos amigos, como ya os conté en este post que iban también con un Kia Sportage y no sufrieron ningún percance. 


Namibia con niños

Para desplazarnos nos fue muy bien la aplicación Sygic que descargamos en el teléfono. Es gratuita y puedes descargar los mapas de los países que te interesan. Funciona como un GPS pero sin consumir datos y, una vez instalada en el teléfono, no hace falta conexión a internet. 

Esta es la ruta que seguimos, por si os sirve de orientación para preparar la vuestra. En el caso de que dispongáis de menos días, podéis hacer sólo un tramo del viaje, por ejemplo, sólo Sudáfrica o Namibia.

Diario de ruta por el Sur de África con niños

Día 1: Llegada a Johannesburgo, recogida del coche de alquiler y desplazamiento a Graskop.




Sudáfrica con niños

Día 4: Safari en el Parque Kruguer. Desplazamiento hacia Suazilandia y llegada al parque Hlane.

Día 5: Safari en el Parque Hlane (Suazilandia).

Día 6: Ruta hacia Santa Lucía y visita del Parque de humedales de Isimangaliso hasta Cape Vidal.

Día 7: Visita Estuario de Santa Lucía y a la otra parte del Parque Isimangaliso (zona de Charter's Creek y False Bay). Ruta hacia Durban.

Día 8: Kuala Zulú Natal (Valle de la 1000 colinas y Phezulú Natal) y desplazamiento hasta las Montañas Drakensberg. Subida al Sani Pass.


Sudafrica con niños

Día 9:  Día de coche. Recorrido desde Drakensberg hasta East London.

Día 10: Playas de Eastern Cape (Kayser's Beach y Port Alfred) y safari en Addo Elephant Park. Noche en Port Elizabeth.

Día 11: Recorrido por la zona costera recorriendo la Garden Route. Paradas en Jeffrey's Bay, Plettensberg Bay, Knysa, Buffel's Bay y Wilderness). 


africa con niños

Día 12: Recorrido hacia Swellendam y Cabo Agulhas. Noche en Gansbaai.

Día 13: Salida hacia Hermanus para hacer la actividad de avistamiento de ballenas. Paseo por Stellenbosch y noche en Ciudad del Cabo.


africa en familia

Día 14: Visita a la Península del Cabo hasta el Cabo de Buena Esperanza.

Día 15: Visita a Ciudad del Cabo.

Día 16: Visita a Ciudad del Cabo.


africa en familia

Día 17: Día de coche hacia Namibia, a través del paisaje semi desértico de ..... famoso por florecer a mitades de agosto. Cruce de la frontera a Namibia (trámites eternos).

Día 18: Visita al Cañón del río Fish. Noche en Bethanien

africa en familia

Día 19: Desplazamiento hasta Sesriem. Primera visita al Desierto del Namib.

Día 20: Amanecer en el Desierto del Namib. Sossusvlei. A mediodía en ruta hacia Walvis Bay.


namibia con niños

Día 21: Paseo por la laguna de Walvis Bay para ver focas y delfines. Por la tarde Surf en las dunas (Sandboarding)

Día 22: Ruta por la Skeleton Coast hasta Cape Cross. Después en camino hasta Brandberg.

Día 23: Ruta hacia Kamanjab, visita a poblado Himba. Noche a la entrada del Parque Etosha.


namibia con niños

Día 24: Safari en el Parque Etosha.

Día 25: Safari en el Parque Etosha.


safari con niños


Día 26: Regresamos hacia Windhoek. Visita del centro de la ciudad.

Día 27: Vuelo Windhoek-Johannesburgo. Segundo vuelo Johannesburgo-Qatar-Barcelona

Día 28: Llegada a casa.

Si consideráis que son demasiados kilómetros para hacer en coche, o demasiados días la podéis ajustar a vuestros intereses. Los vuelos internos os evitarán hacer tantos kilómetros, pero también os incrementará mucho el presupuesto y, en nuestro caso, el coste de cinco vuelos se nota mucho. Si no disponéis de muchos días también puede ser interesante recortar en tiempo de desplazamientos y utilizar más aviones internos.  Al final es un tema de sopesar pros y contras.


namibia en familia

El ritmo fue muy intenso, pero nos gusta ver muchas cosas mientras estamos de viaje y aprovechar ya que estamos allí con la eterna sensación en la cabeza de que quizá no volvamos a estar nunca más allí y que, por este motivo, vale la pena aprovechar los días al máximo. Seguro que algunos compartís esta visión y otros pensáis todo lo contrario. Para gustos colores, al final es cuestión de encontrar el equilibrio y hacer lo que cada uno prefiera. 


sudafrica con niños

Como ya os contamos en este otro post con la idea de sacar el máximo partido a los días y también por motivos de seguridad, adaptamos nuestros horarios para aprovechar las horas de luz. Nos levantábamos muy pronto para estar ya en marcha cuando era de día y nos acostábamos muy temprano. De esta forma también nos evitábamos circular en coche o visitar lugares cuando oscurecía, que era muy pronto al ser el invierno austral. Los días en Ciudad del Cabo, justo en el centro del recorrido, fueron a un ritmo más tranquilo y sin desplazamientos maratonianos, lo que nos sirvió para reponer fuerzas.

Otros artículos que os pueden interesar:
-Nuestro próximo gran viaje en familia: Sudáfrica, Suazilandia y Namibia
-Namibia con niños: consejos para preparar el viaje
-Namibia conniños: ver focas y delfines en Walvis Bay
-Sudáfrica con niños:preparativos

Blogging tips