jueves, 4 de febrero de 2016

Descrubriendo las kasbah de Marruecos en familia: kasbah Amridil

Uno de los recorridos más famosos de todo viaje a Marruecos es la ruta de las mil kasbahs. Las kasbahs, más conocidas en nuestro idioma como alcazabas, son construcciones de adobe en las que residían la gente con mayor poder adquisitivo de la localidad.

Al oír ruta de las kasbah seguramente la mayoría de gente visualiza la kasbah de Ait Ben Haddou quizá la más conocida de Marruecos y, además declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987. De ella os hablaremos más detenidamente en otro momento.



Hoy queremos dedicar un post a otra de las Kasbah que forman parte de la ruta y que no es tan conocida pero que nos pareció magnífica. Un lugar en el que no nos cruzamos con ningún turista y que, de momento, mantiene la magia. Fue todo un descubrimiento.

Junto al Oasis de Skoura se encuentra la Kasbah Amridil. Llegamos casi por casualidad, pues no era uno de los lugares a visitar en Marruecos previsto inicialmente en nuestra ruta. Saïd, nuestro guía de Viajes Marrackech, nos llevó hasta allí para comer. Desde entonces, para nosotros, la Kasbah Amridil se ha convertido en un imprescindible en toda ruta por las kasbahs de Marruecos.



Para los marroquíes esta kasbah es una vieja conocida, pues su silueta aparece en los billetes de cincuenta dirhams de Marruecos. Es un lugar que, al menos por ahora, mantiene su autenticidad. En ella se respira paz y además, puedes perfectamente imaginar cómo era la vida de antaño.



La kasbah está habitada y, además, es un museo viviente. En ella conservan utensilios de hace siglos: hornos, morteros, vasijas,… La visita guiada vale mucho la pena, gracias a las explicaciones de Reda aprendimos muchas cosas sobre cómo vivían hace años en las kasbahs.






Desde la parte superior de la kasbah las vistas sobre el palmeral del oasis de Skoura son espectaculares. Y el silencio. Sin ningún ruido  que rompa la magia de ese momento.





Nos sirvieron la comida en una mesa en lo alto de la kasbah con vistas al palmeral a la fachada que aparece en los billetes de 50 dirhams. Comer cuscús y brochetas de carne en este escenario fue un inicio fantástico para nuestra ruta por el Valle de las mil Kasbahs.




En la Kasbah Amridil sirven comidas y también es posible pernoctar. Nosotros sólo estuvimos durante el rato de la comida, pero es un lugar que invita a conocerlo con más calma y disfrutar de su arquitectura y su tranquilidad.

Otros artículos relacionados que os pueden interesar:
- Marruecos en familia: el desierto del Sahara
_________________________________________________________________________________
Queremos dar las gracias a Viajes Marrakech por su apoyo prestado para que este viaje fuera posible.

2 comentarios:

  1. Hola Sandra,
    Coincido contigo es que esta es una kasbah muy interesante para ser visitada, especialmente si se viaja con niños. A mis hijos también les gustó mucho (bueno, y a mis padres también!). También tenemos la foto con el mortero, jeje.
    La zona de Skoura es una de mis zonas favoritas, meterse en el palmeral e ir descubriendo kasbahs a la vez que uno respira la vida cotidiana de sus habitantes es un placer. Especialmente interesante también es la kasbah de Ait Abou, situada al norte del palmeral. Es la kasbah más alta del palmeral y por un precio muy económico el propietario te hace una visita guiada que culmina en la terraza, desde donde se ven unas vistas maravillosas.
    Un abrazo viajero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bertika!! gracias por toda la información que nos das. De la zona de Skoura, nosotros sólo estuvimos en la Kasbah Amridil y nos pareció una maravilla! Nos quedamos con ganas de descubrir el palmeral, sólo estuvimos en Amridil para comer y aprovechamos para hacer la visita. Un gran descubrimiento!! Un abrazo!!

      Eliminar

Blogging tips