jueves, 18 de diciembre de 2014

3 formas de ver a Papá Noel en Laponia

Uno de los momentos clave de nuestro viaje a Laponia con niños fue visitar a Papá NoelIr a ver a Santa Claus entra en los planes de todo aquel que se plantee un viaje a Laponia finlandesa con niños

Como ya os había comentado aquí, uno de nuestros sueños era que los niños pudieran conocer a Papá Noel antes de perder la inocencia en cuanto a la Navidad se refiere, ya me entendéis.



En Rovaniemi tienes tres opciones distintas para visitar a Papá Noel y entregarle la carta:

Joulukka

Joulukka es el pueblo de Papá Noel por excelencia. Se trata de un lugar secreto muy bien escondido al que cuesta llegar, y del que sólo los elfos conocen su ubicación exacta. 

Nosotros participamos en la actividad "Dream of Joulukka". Acompañados por una elfa, fuimos a despertar a su amigo trol que nos enseñó técnicas de "desperazamiento". 





Fuimos todos juntos a una kota, una construcción tradicional sami con un gran fuego en el centro. Allí la elfa nos enseñó sus técnicas de movimiento rápido y sigiloso para vigilar a los humanos y saber cómo nos hemos portado durante el año, sus canciones favoritas, los animales que habitan en el bosque...Y juntos aprendimos a hacer galletas de jengibre.



Tras graduarnos en la escuela de elfos, y diploma en mano, fuimos a otra kota en medio del bosque donde tomamos chocolate caliente y nubes de caramelo calentadas en el fuego.





Habiendo reponido fuerzas, y tras cantar un villancico y decir las palabras mágicas, desciframos la clave secreta para entrar en el Centro de Control de los elfos





Dentro, la elfa nos enseñó en el mapa dónde se encuentran los diferentes puntos de almacenamiento de juguetes y el radar que utilizan para indicar los diferentes obstáculos a los renos de Santa Claus para que tengan un viaje seguro por el cielo. 





Tras pasar por el despacho de Santa y ver por un agujerito cómo trabajan de forma frenética los elfos, nos sentamos a cantar un villancico. De repente, se abrió una puerta secreta y al entrar, allí estaba Santa Claus!!! Fue un momento mágico que seguro que recordaremos todos.


Nosotros, al ser un grupo grande, hicimos la visita privada. Creo que esto ayudó a sentirnos aún más privilegiados al poder ir a visitar personalmente a Santa ClausContratamos esta actividad a través de la agencia de viajes Trip Trup.

Santa Claus' Village

Santa Claus Village o el Pueblo de Papá Noel se encuentra a nueve kilómetros del centro de Rovaniemi. Aquí encontraréis la "Post Office" (Oficina de Correos) desde donde mandar cartas y postales con un sello especial del Círculo Polar Ártico (esta línea imaginaria cruza el Pueblo de Papá Noel). 

Hay dos buzones para depositar cartas, uno para que lleguen durante estas Navidades y otro para felicitar la Navidad del año siguiente (en nuestro caso, del 2015).



Hay una zona de juegos para niños y montículos de nieve donde los niños disfrutaron deslizándose. Aquí los peques también pueden conducir sus propias motos de nieve y dar un paseo en trineo tirado por renos.  

Hay varias tiendas de recuerdos y también de decoración finlandesa. También varios restaurantes. 



En otro edificio del Village ("Santa Claus' Office") es donde podréis saludar a Santa Claus. La entrada es gratuita aunque si quieres una foto de recuerdo no la podrás hacer con tu cámara. Tendrás que comprar la foto oficial que cuesta unos 20 euros. En el momento que fuimos nosotros, el tiempo de espera para entrar era de 45 minutos. Nosotros no entramos porque conocimos a Papá Noel en Joulukka.

Santa Park

A dos kilómetros del Santa Claus' Village se encuentra Santa Park. Se trata de un parque con actividades relacionadas con la Navidad y Santa Claus

Aquí podrás asistir a la escuela de elfos para aprender caligrafía y técnicas de vigilancia de comportamiento humano, podrás hacer galletas de jengibre y observar cómo bailan los elfos. También podrás tomarte una copa en el bar de hielo donde te recibirá la princesa de hielo. 



También hay una Oficina de Correos desde donde mandar postales a casa y un pequeño parque de atracciones de Angry birds.

Nosotros no fuimos por falta de tiempo, y porque muchas de las actividades con los elfos ya las habíamos realizado en Joulukka y mandamos las postales desde la Oficina de Correos de Santa Claus' Village. 

jueves, 11 de diciembre de 2014

Viaje a Laponia con niños (Finlandia)

Aún con la emoción en el cuerpo y una sonrisa de oreja a oreja escribo este post tras escasas horas de nuestro regreso del viaje en familia a Laponia.

Laponia se extiende por el norte de Finlandia, Noruega y Suecia. Nosotros hemos conocido la parte de la Laponia Finlandesa, pero nos ha gustado tanto que ya soñamos con volver a recorrer otra parte de Laponia en futuros viajes.




Un viaje precioso que hemos compartido con amigos y que creo que perdurará en la memoria de todos. Éramos doce personas en total, seis adultos y seis niños de entre dos y siete años.

La edad ideal para realizar el viaje a Laponia con niños

Yo diría que cualquiera!! todo el mundo lo disfrutará a su manera. Quizá viendo las reacciones de los peques que viajaron con nosotros, y si me tuviera que mojar diciendo una edad, diría que creo que los que más disfrutaron de todos los aspectos fueron los niños de cuatro y cinco años. Porque ya son conscientes de todo y aún creen plenamente en la magia de Papá Noel. Los de siete aún creen en ella pero empiezan a sospechar o a plantearse más las cosas y ese aspecto es más difícil de lidiar.


Preparación del viaje

Ha sido un viaje por nuestra cuenta: vuelos, alojamiento, coche de alquiler y actividades. La única actividad que contratamos fue el día que conocimos a Santa Claus, de lo que os hablaré en otro post con más detalle. 

El clima nos ha acompañado y no hemos tenido temperaturas extremadamente frías. Nos hemos movido entre el intervalo de 2ºC y -3ºC normalmente, aunque en algún momento puntual las temperaturas hayan descendido hasta los -8ºC. Al soplar el viento es cuando la sensación de frío se agudizaba, pero hemos tenido suerte y no lo hemos sufrido demasiado, sólo en momentos puntuales.

Para combatir las temperaturas, varias capas de ropa de abrigo nos permitió disfrutar de las actividades exteriores. 



Actividades

Conocer a Papá Noel fue emocionante para todos y lo guardaremos en un lugar especial en nuestra memoria. La magia nos invadió a todos y entramos en un mundo de elfos, trols y duendes donde vivimos el espíritu de la Navidad al máximo.

También disfrutamos de un paseo en trineo tirado por renos bajo la luz de la luna llena, una ruta en moto de nieve y en trineo tirado por perros huskies sobre un lago congelado.

Visitamos Artikum en Rovaniemi, que nos permitió a adultos y niños, profundizar en la realidad del Ártico y la cultura Sami. Un museo muy interactivo donde los pequeños  descubrieron, por ejemplo, la fauna que habita en Laponia a través del juego, trajes regionales de la zona e instrumentos antiguos de caza y subsistencia. También nos entristeció ver todo lo relativo al deshielo de los polos a través de imágenes que invitan a la reflexión. Una proyección sobre auroras boreales junto a paneles explicativos nos ayudó a entender este extraño fenómeno. Hay también una zona dedicada a Rovaniemi y su papel en la Segunda Guerra Mundial, donde la ciudad quedó casi destruida. 



Alquiler de coche y alojamiento

Utilizamos coches de alquiler para desplazarnos. Al ser doce personas, reservamos en el aeropuerto de Rovaniemi una furgoneta de nueve plazas y un utilitario de cinco. No tuvimos ningún problema para conducir por carreteras con nieve, los neumáticos están preparados. 

Los días los completábamos con tardes frente al fuego en nuestra cabaña de madera, donde los asustadizos renos campaban a sus anchas hasta que detectaban nuestra presencia. Una casa preciosa, a orillas de un lago helado, en la que hemos estado muy a gusto y en la que nos alojamos todo el grupo  juntos.  







El lago helado que había frente a la casa ha sido el marco perfecto para albergar los juegos de los niños con palas, nieve y trineos.







La aurora boreal

Fue el broche de oro a este maravilloso viaje. El mismo lago helado fue testigo de uno de los momentos más espectaculares del viaje, el instante en el que por primera vez observamos la aurora boreal. Un momento que guardaremos toda la vida en nuestra memoria por único y mágico y por el que me siento más que agradecida pues no se puede preparar ni calcular, simplemente aparece cuando menos te lo esperas.




Tuvimos la suerte de poder observarla dos días, la segunda vez fue subidos a una moto de nieve. Pero os lo explico mejor otro día para no alargarme más.

Este viaje os lo iremos desgranando en futuros posts, pero no quería dejar de contaros lo bien que ha ido este viaje y las emociones que hemos vivido. Un viaje más que mágico! 

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Japón con niños: primera parada, Narita

Esta fue nuestra primera parada en Japón. En esta localidad reservamos nuestra primera noche, en un hotel muy funcional cerca de la estación de tren.

Narita os sonará por ser el aeropuerto de Tokio al que llegan la mayoría de vuelos internacionales y el nuestro fue uno de ellos. Mientras preparábamos el viaje, habíamos leído que Narita tenía su encanto. Especialmente el templo Narita-san Shinsho-ji del siglo X.


Pensamos que sería interesante parar allí después de un viaje tan largo con niños para no tener que entrar a Tokio el primer día. Nos mareábamos sólo de mirar el mapa del metro y, sobretodo, pensando que llegaríamos cargados con las maletas, tres niños y el cochecito. No sabíamos cómo estaríamos a nivel de cansancio ni como encajaríamos el jet-lag. O si entenderíamos algo de los carteles en kanji a la llegada a Japón y si nos podríamos comunicar en inglés. 

Así que sopesando lo anterior, decidimos que el primer día en Japón sería relajado y los aprovecharíamos para entrar en contacto con el país y tratar de cuadrar horarios con el jet-lag en nuestros cuerpos.

Nuestro paseo por Narita fue el primer contacto con la cultura japonesa. Tras pasear por la calle principal, llena de comercios y casas de la época Edo, llegamos al templo de Narita-san Shinsho-ji, construido en el año 940.


Este templo fue el primero de muchos que visitamos en Japón. Aquí los niños descubrieron y se iniciaron en el rito de purificación que practican los japoneses antes de entrar en los templos. Curiosos, no pudieron resistirse a recoger agua en el recipiente de madera y derramarla por encima de sus manos.


Junto al templo, un parque de 16,5 hectáreas en el que pasear y entrar en contacto con la naturaleza. Hay varias rutas por las que caminar entre fuentes y miradores. Hay una zona de estanques también y una gran variedad de vegetación.


Aquí también encontraréis un Museo de Caligrafía. Nosotros por el jet lag no lo visitamos, pues no sentíamos muy cansados. Pero seguro que tiene que ser muy curioso.





Con este paseo por Narita conseguimos ajustar bastante el horario al japonés. Nos acostamos a última hora de la tarde y dormimos unas 15 horas aproximadamente! 

También es una buena opción para hacer una excursión desde el aeropuerto de Narita en el caso de tener muchas horas de escala a la espera de otro vuelo.

lunes, 24 de noviembre de 2014

El Montseny: naturaleza y aventura para niños cerca de Barcelona

Los colores del otoño son mi perdición, lo confieso. Este año ha tardado en llegar y ya tenía ganas de salir a disfrutar de esas tonalidades marrones, amarillas y anaranjadas que nos regala. 

A los niños les encanta caminar por la montaña. No necesitan más que un palo y un río y ya se ponen a jugar con las piedras y a mover hojas que encuentran por el camino.



En el Parc Natural del Montseny, reserva de la Biosfera a menos de una hora de Barcelona, el otoño hace acto de presencia tiñendo la vegetación con los tonos  tan característicos de esta época. 




En el Montseny hay muchas rutas para practicar senderismo. Todo depende del nivel físico de cada uno y de las horas que se le quieran dedicar a la excursión. En nuestro caso, no teníamos mucho tiempo y queríamos hacer una excursión accesible para ir con carrito de bebé. La idea era pasear tranquilamente y que los niños jugaran con lo que la naturaleza les proporciona.

Fuimos a Santa Fe del Montseny, donde hay un trayecto de poco más de un kilómetro que parte de Can Casades y llega hasta la Font del Frare (Fuente del Fraile). Es un trayecto apto para todos los públicos, perfectamente realizable con un carrito de bebé o silla de ruedas


Ruta accesible con nuestro carrito de Casualplay
Desde Can Casades parten varios itinerarios. Otro muy transitado por familias con niños pequeños y perros es el que va al Pantano de Santa Fe. Una parte del trayecto se puede realizar con el cochecito pero después es necesaria la mochila portabebés si el niño no puede caminar. 

Es una zona muy concurrida. Hay que llegar pronto para encontrar aparcamiento y en algunos momentos la circulación de gente llegaba a ser excesiva. 




La carretera que va desde Sant Celoni hasta Santa Fe del Montseny, con muchas curvas, tiene unas vistas espectaculares del macizo del Montnegre y el Mar Mediterráneo.

Si preferís hacer una visita guiada, la empresa ADEMC prepara rutas guiadas por el Parque Natural del Montseny. Son itinerarios pedagógicos para descubrir los sabores del bosque, las plantas medicinales o las setas. Para más información podéis consultar su web.  

Otra opción que seguro que les encanta a los peques es visitar alguna granja en las que puedan interactuar con animales.

Y si lo que queréis es añadir adrenalina a la excursión os recomiendo hacer una visita a Can Putxet, cerca de Sant Celoni. Allí, además de comer, tanto mayores como pequeños podréis realizar deportes de aventura con la empresa Daema Aventura. Mientras los padres comen, o también realizan deportes de aventura, los pequeños podrán escalar o dar vueltas a un circuito en un quad, por ejemplo. 




Para los mayores también tenéis varias opciones. Podréis escoger entre futbolín humano, circuito a lo humor amarillo, paintball o segway, entre otras actividades. Aquí os dejo un video de mi experiencia encima de un segway. Me encantó así que repetiré seguro! 



_________________________________________________________________
Queremos dar las gracias a Turisme Vallès y Casualplay por ayudarnos a vivir estas experiencias.
Blogging tips