jueves, 18 de abril de 2013

¡Bienvenidos a bordo! Un crucero con niños

En nuestra época A.C. (Antes de Chicos) nunca nos había llamado la atención viajar en crucero. Preferíamos viajes menos organizados en los que poder ir a nuestro aire, y sobretodo, viajes en los que tuviéramos más tiempo para ver los destinos que las horas que dejan en cada puerto de escala.
Con la llegada del primer bebé a la familia, nuestras ganas de viajar no se habían terminado. Siendo primerizos y por el cansancio acumulado al no descansar bien por las noches empezamos a mirar otro tipo de viajes que hasta el momento no nos habíamos planteado: quizá no esté tan mal hacer únicamente una vez la maleta y no tener que deshacerla hasta que lleguemos a casa, quizá no esté tan mal tener cocina todo el día incluso un médico a bordo, quizá no esté tan mal ir a la piscina o relajarnos en la habitación durante los desplazamientos, quizá…habrá que probarlo!
Un crucero puede ser todo lo relajado que quieras según el tipo de “crucerista” que seas: algunos pasajeros no bajan del barco en casi ningún puerto y se quedan en la piscina, otros prefieren la organización y se apuntan a las excursiones que ofrecen las navieras y otros que aunque estén en un crucero no quieren perder su libertad y se organizan por su cuenta las visitas aprovechando al máximo el tiempo en cada puerto.
Nosotros somos de esta última clase, y en cada escala nos hemos organizado las visitas según nos ha convenido, y el barco nos lo hemos tomado como un hotel flotante que navega por el mar, despertándonos cada mañana en un lugar distinto. Siempre hemos intentado sacar el máximo provecho en cada una de las escalas, ya sea alquilando un coche para recorrer al máximo el tiempo en cada puerto, caminando por las ciudades, pactando tours con guías locales,…

Cuando se viaja con niños tan pequeños es importante tener en cuenta los requisitos para embarcar de cada naviera. La mayoría requieren que el bebé tenga una edad mínima de seis meses pero para otras la edad mínima son doce meses, así que consultadlo bien.


El primer crucero que contratamos fue en el año 2008 D.C. (Después de Chicos), cuando nuestro hijo mayor tenía 7 meses y el destino fue el Mar Caribe: Grenada, Barbados, Saint Vincent y las Grenadinas, Curaçao, Aruba e Isla Margarita. Añadimos a nuestro viaje una extensión de una semana en Isla Margarita (Venezuela). Es un manera fácil de poder visitar islas que de otra forma necesitaríamos mucho tiempo para poder llegar a ellas.
Las puestas de sol sobre el mar son espectaculares

El segundo crucero, en el año 2010 D.C., ya fuimos con dos de nuestros hijos (Adrià con 2 años y Arnau con 8 meses) y el recorrido fue: Barcelona-Casablanca-Lanzarote-Tenerife-Madeira-Málaga-Savona. Este crucero fue especialmente cómodo ya que partía desde la ciudad en la que vivimos, con lo que el desplazamiento hasta el puerto de embarque fue mínimo.


Los barcos ofrecen multitud de atracciones para entretener a los pasajeros: desde pistas de baloncesto, tenis, atletismo, toboganes en plan parque acuático y hasta pistas de patinaje sobre hielo en el interior! 

Tobogán y piscina en la cubierta superior
Pista de running
Viendo (sobre la pista de "running") un partido de Tenis con red para que no se escape la pelota. 
El tercero fue un crucero fluvial por el río Rhin y el Mossela en el 2010 D.C. visitando: Estrasburgo, Spira, Heidelberg, Worms, Maguncia, Rüdesheim, Boppard, Coblenza, Cochem, Linz, Bonn y Colonia. Este viaje lo disfrutamos con más miembros de la familia, ya que fuimos con abuelos, tíos y primos, en total eran cuatro niños: dos tenían 3 años y los otros dos 1 año. El ambiente en este tipo de cruceros es muy distinto al de un crucero marítimo, es más íntimo e incluso el recorrido tiene otro planteamiento, es todo mucho más tranquilo. Las escalas fueron en pueblos o ciudades pequeñas que eran perfectamente visitables en el tiempo de escala. Incluso muchas noches el barco permanecía anclado, para poder salir a tomar algo por la noche.


Viajar en crucero tiene muchas ventajas pero también inconvenientes, quizá la más destacable sea el tiempo tan limitado en las escalas. En función del puerto esta circunstancia será más acentuada ya que con 12 horas en las escalas más amplias poco puedes ver en Roma, por ejemplo. Los cruceros sirven para hacernos una idea de un lugar y decidir si te gustaría volver para conocerlo en más profundidad y también sirven para recordar viajes anteriores si ya hemos estado en aquella ciudad, visitar lo que nos quedó pendiente o simplemente pasear por un centro histórico que nos encantó.
Ahora llevamos un tiempo sin viajar en crucero, somos familia numerosa y es difícil encontrar un camarote para cinco a precio asequible. A ver si cambia la tendencia!

16 comentarios:

  1. Excelente post! Es cierto que hay mucha gente reticente a los cruceros porque realmente tienes poco tiempo de ver las ciudades de destino, pero como bien dices, la filosofía aquí es otra, más de relax, de descansar y de sentirte mimado. Me dejas los dientes largos con el crucero del Caribe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester! Me alegra que te haya gustado :) Animaros a ir al Caribe, hay ofertas muy interesantes!

      Eliminar
  2. Hola quinteto! acabo de descubriros y de lo poco que he leído (3 post) deciros que me ha encantado. Nosotros de momento somos un cuarteto y los viajes los seguimos teniendo presente en nuestras vidas, pero eso sí, más facilones que A.C.

    Os sigo desde ahora. Mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio!

    Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo hijos de momento, sólo tengo pareja, pero me ha encantado tu blog (y eso que aún no lo he leído todo). Me parece genial que la gente con niños pueda viajar y se lo pase en grande con ellos. FELICIDADES POR EL BLOG! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Uxía por tu comentario! me alegra que te guste el blog, así cuando tengas hijos ya tendrás un montón de ideas de dónde poder ir con ellos :)

      Eliminar
  5. Muy bien descritas las posibilidades. Nosotros probamos el año pasado con bebés de seis meses y a pesar de que íbamos con un poquito de recelo lo pasamos muy bien y pudimos "conocer" un poquito en cada escala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros tampoco nos convencía la idea y ya llevamos 3 y seguro que repetimos!
      Gracias por pasarte por aquí y dejar este comentario :)

      Eliminar
  6. De acuerdo en todo. Nosotros ya soñamos con el cuarto...Aunque eso de ser "cuatroabordo" ayuda porque tienes razón que con cinco se complica... A ver si dan más opciones que cada vez somos más las familias viajeras ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cruceros "enganchan" por su comodidad a la hora de viajar con niños pequeños ;) Tal y como está montado a día de hoy, ser cinco encarece enormemente el coste de ir una familia en crucero. Aunque creo que hay compañías que ya están dando opciones (a parte de los camarotes comunicados). Gracias por pasarte por aquí y comentar :)

      Eliminar
  7. Hola Sandra, acabo de descubrir tu blog a través del "Mi Pequeño Guilliver" y es que en Semana Santa vamos a hacer nuestro primer crucero con nuestra hija que tendrá 13 meses entonces. El crucero en cuestión será también por el Caribe (Barbados, Martinica, Santa Lucia...) y tengo unas dudas:
    En las escalas que hay excursiones con playa, hay duchas o vestuarios para poder cambiar a los bebes? En nuestra vida AC ni me lo hubiera plantado, pero ahora...
    Respecto a las cenas de gala y todo eso, nosotros es que pasamos mucho de todo eso, y con un bebe aún lo veo más complicado, hay alternativa en el crucero?
    Espero que no nos arrepintamos del crucero...
    Un saludo y gracias,
    Lucia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía,
      Bienvenida al blog! Los servicios que encuentres en cada playa dependerá de lo virgen que sea, cuanto más comercial o masificada más restaurantes con cambiadores habrá. De las islas que comentas sólo hemos estado en Barbados, y no fuimos a la playa sino que hicimos un tour por la isla (a ver si puedo preparar un post con lo que vimos antes de que te vayas ;) Yo te aconsejaría que te llevaras una mochila con lo necesario para cambiar a tu hija (con algún cambiador portátil o pareo donde tumbarla y algo de comida, agua etc.) por si a caso.

      En los cruceros que hemos hecho, creo que es por ir con bebes, nos pusieron a nosotros solos en una mesa sin tener que compartir. Normalmente en los barcos hay varios restaurantes (el principal que es donde se celebra la cena de gala y luego otros tipo buffet, hamburgueserías,...donde puedes ir a cenar también si no te apetece ir a la cena de gala). Pero todos estos temas pueden variar según la naviera y, dentro de cada compañía, también depende del tamaño del barco (contra más grande más opciones de restauración) por lo que mejor si puedes plantearles todas tus dudas antes. De todas maneras la cena de gala es como otra cena más y puedes ir "lo elegante" que tú quieras. Hay gente que va muy arreglada y otros que poco, y la logística con la niña será como cualquier otra cena más.
      Espero haberte ayudado algo, y cualquier cosa ya sabes dónde estoy! Ya nos contarás tu experiencia en el crucero.
      Gracias por comentar.
      Saludos
      Sandra

      Eliminar
  8. Gracias por tus estupendas ideas, el proximo verano me caso y entre unas cosas y otras estoy totalmente desbordada. Necesito ideas como estas porque no sabemos donde ir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí! Cualquier cosa en que te pueda ayudar para escoger destino ya sabes! :)

      Eliminar
  9. Estamos pensando crucero con abuela de 85 y bebé de 1 año. Me llama el de Barcelona Lanzarote y el último que recomiendas. Me puedes decir con quien fuiste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola nonasushi! El de Barcelona-Lanzarote fue con Costa Cruceros. El crucero fluvial lo hicimos con Politours. Un saludo!

      Eliminar

Blogging tips