viernes, 24 de mayo de 2013

Casa El Agapio, alojamiento en Ribera del Duero

Cruzar la puerta del Hotel Rural Casa El Agapio es entrar a un ambiente impregnado de amabilidad y calidez humana. Todo fueron facilidades, desde el principio hasta el final. Ana y su equipo gestionan el hotel hasta el más mínimo detalle y se desviven para hacer que la estancia allí sea lo más agradable posible, haciéndote sentir como en casa.
Enseguida nos acompañaron a nuestra habitación, “La Era”, decorada con un gusto exquisito. La habían preparado para que cupiéramos todos en ella, sin perder ni un ápice de buen gusto y siempre buscando la comodidad. La habitación daba a "El corral", actualmente habilitado como patio repleto de flores en el que los niños pasaron buenos ratos sin sentir que estaban encerrados en una habitación de hotel.
Nuestra habitación

Espejo en la habitación

El Corral

Además, también cuentan con “El Salón”, una estancia con un par de butacas ideales para leer frente a la chimenea en invierno y con una gran mesa en la que charlar, trabajar, jugar a juegos de mesa,….o incluso, jugar a plastilina, pintar con las tizas en la pizarra de Ana, porque todo esto y mucho más tienen preparado en el hotel para sus pequeños huéspedes.
Acceso al Salón
Chimenea en el Salón
Adrià y Arnau jugando con plastilina y tizas 
Otro de los aspectos del que os queríamos hablar es su restaurante. No vamos a olvidar fácilmente el chuletón a la piedra que nos comimos allí, la tarta de queso curado, el flan casero, los helados,… y, como no podía ser de otra manera, todo bañado con vinos D.O. Ribera del Duero. Con anterioridad, Ana ya nos había preguntado si los niños necesitaban algún tipo de comida especial o triturado.
El hotel también organiza actividades para los niños, en las que los pequeños chefs preparan pizzas o rosquillas en la cocina. Al final la cantidad de actividades que teníamos previstas por la zona no nos dejó un hueco para poder participar. Seguro que habrá otra ocasión en el futuro, porque con la cantidad de cosas que nos han quedado pendientes por hacer y lo a gusto que nos sentimos en Casa El Agapio, vamos a volver seguro.
El hotel acepta animales de compañía y tiene conexión wi-fi. Para más información podéis consultar su web, ya veréis que relación calidad-precio es inmejorable, con desayuno incluído: café y tostadas recién hechas con tomate natural para untar que nos transportaba a nuestra tierra, bizcocho casero... ¿dónde habéis desayunado zumo de naranja recién exprimida por ese precio?
P.D. Tan cariñoso fue el trato recibido por Ana y su equipo, que los niños aún preguntan por ella y están preparando unos dibujos que le quieren mandar.

2 comentarios:

  1. ¡Qué buena pinta tiene este hotel rural! Debo confesar que en cuanto a vinos, soy más de Riojas, pero si vamos por esta zona, que por otra parte nos queda más cerca, seguro que nos quedamos aquí.

    ResponderEliminar

Blogging tips