miércoles, 1 de octubre de 2014

Extremadura con niños: Mérida

Pasear por Mérida es impregnarse de la historia romana. Es volver atrás en el tiempo y no parar de pensar en lo importante que fue en su momento álgido de la historia.

Queríamos que nuestros hijos se motivaran para la visita y antes de ir les estuvimos contando historias y vimos dibujos animados sobre el Imperio Romano. Pero fue al asomarse a un escaparate y ver figuras de gladiadores cuando se interesaron automáticamente por la historia de Mérida y de los romanos en general.

En nuestro paseo por Mérida visitamos el Anfiteatro y Teatro romanos, dos imprescindibles si estás en la ciudad. Después de las historias de romanos contadas, ver el Anfiteatro de Mérida fue uno de los momentos más esperados por los peques. Imaginarse las luchas de gladiadores les tenía alucinados. Y luchaban? Y había leones? Y …?  Fue construido en el año 8 a. C. con una capacidad de 8.000 espectadores. Se puede visitar el anfiteatro desde arriba y se puede bajar a la arena central.


Extremadura con niños

El teatro romano de Mérida es sencillamente espectacular. Construido en el año 16 a. C. tenía capacidad para 6.000 espectadores. Aún se mantienen en pie dos niveles y algunas de sus figuras. En verano se celebra un festival con representaciones nocturnas de música clásica y moderna. Nos recomendaron visitar el teatro por la mañana ya que a veces, por la tarde, no se puede ver por los ensayos de las actuaciones.  


Extremadura con niños

El recorrido por el teatro y el anfiteatro es accesible en cochecito de bebé, pero mejor si es 4x4 ya que hay muchas partes que son de adoquines, arenilla o piedras grandes.


Mérida con niños Extremadura

En el camino entre el Teatro romano y la Alcazaba se encuentra el Pórtico del Foro y el Templo de Diana, un precioso templo del siglo I a.C que conserva las columnas que lo rodeaban y que en su día estaban pintadas de color rojo.


Extremadura con niños

La Alcazaba árabe muestra otra de las épocas esplendorosas de esta ciudad. En el año 835, bajo el dominio de los árabes, se construyó este edificio militar junto al puente romano.

En el centro hay una torre que en su día sirvió de mezquita. Vale la pena descender a su interior y relajarse mirando los peces que nadan en ese remanso de paz y con una temperatura muy agradable comparado con el calor que hacía arriba un mediodía del mes de agosto.


Extremadura con niños

La visita a la Alcazaba se puede hacer con carrito, pero el suelo es de arena, lo que hace que a veces cueste desplazarlo.

Cruzar el Arco de Trajano para llegar al Acueducto de los Milagros, a las afueras de la ciudad, merece también una visita. Mide unos 25 metros de altura y se construyó sobre un puente.

Datos prácticos: La entrada cuesta 12 Euros. Los menores de 11 años no pagan y para las familias numerosas hay un 50% de descuento sobre el precio. Esta misma entrada sirve para acceder al resto de momumentos de Mérida y se compra en cualquiera de ellos. Sólo se puede pagar en efectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips