martes, 28 de mayo de 2013

Escapada a la Ribera del Duero

Aprovechando el fin de semana largo que teníamos en Barcelona decidimos irnos a conocer la Ribera del Duero, tierra de vinos y bodegas. 


El Duero a su paso por Olivares del Duero

Nos alojamos en Casa El Agapio, un precioso hotel rural ubicado en Olivares del Duero que os recomendamos encarecidamente y del que tenemos tantas cosas que contar que se merece un post para él sólo, aquí lo podéis ver. 

En Olivares, tuvimos la suerte de coincidir con el día del "Pucherito a la antigua", una comida popular que se organiza en la plaza del Consistorio. Probamos el cocido castellano que estaba espectacular, un pollo buenísimo y un plato de patatas con chorizo también riquísimas, aunque a los niños lo que más les llamó la atención fue el campeonato de beber en porrón que se celebró. 

Adrià comiendo cocido castellano
A 15 kilómetros aproximadamente de Olivares del Duero se encuentra Peñafiel, localidad conocida por su espectacular castillo, sus fiestas en verano en la Plaza del Coso y por albergar bodegas de gran reconocimiento. El castillo se puede visitar por dentro, donde los niños se sentirán como auténticos caballeros y princesas. En su interior se encuentra también el Museo del Vino, de todo ello os hablaremos también en otro post.


La Plaza del Coso de Peñafiel

El Castillo de Peñafiel
La carretera que une Aranda de Duero y Valladolid, transcurre entre valles de viñedos en los que se ubican bodegas reconocidísimas a nivel internacional, entre ellas, Protos, Arzuaga, Vega Sicilia,...

Casi todas las bodegas organizan catas y visitas guiadas a sus instalaciones, y estando allí, no podíamos dejar pasar la oportunidad de participar en una de ellas. Teníamos previsto ir a la "Mañana Temática" organizada por Bodegas Arzuaga, pero el mal tiempo lo impidió. Consiste en una actividad ideal para familias, donde se visitan los viñedos, se ven animales y hasta se da la posibilidad de abrazar a la encina milenaria que tienen en su recinto. La actividad finaliza con una cata de algunos de sus vinos. Después de haber estado lloviendo la noche anterior y amanecer con lluvias intermitentes preferimos dejar esta visita para otra ocasión en la que el tiempo sea más favorable. Otra vez será.

Como no queríamos irnos de la zona sin ver las instalaciones de una bodega y que nos explicaran cómo trabajan y las cualidades de sus vinos, la bodega que visitamos fue la de Protos: realmente espectacular el edificio diseñado por Richard Rogers, la organización interna a nivel empresarial y el vino que probamos en la cata ¡impresionante! La experiencia de nuestra primera cata en familia os la explicaremos más ampliamente en otro post.



Edificio nuevo de Bodegas Protos, diseñado por Richard Rogers

Edificio antiguo de Bodegas Protos. Al fondo el Castillo de Peñafiel
El último día, ya de regreso a casa fuimos a visitar la bodega Portia, cerca de Burgos, que ha sido diseñada por el arquitecto Norman Foster. En este caso no hicimos la visita guiada pero sí que aprovechamos para comprar algunos vinos. 

Edificio Bodegas Portia diseñado por Norman Foster
Edificio Portia
Todo preparado para la cata de los vinos de Bodega Portia
El tiempo no nos ha acompañado en este viaje y hemos tenido que modificar algunas actividades que teníamos planeadas... pero bueno ¡esa será la excusa para volver a la zona y seguir descubriendo la Ribera del Duero!

8 comentarios:

  1. ¡¡Qué buena pinta!!
    Tomo nota de todo porque Ribera aún no la hemos recorrido. Nos encanta el turismo enológico y hemos visitado Rueda y varias veces Rioja pero Ribera está en la carpeta de "pendientes" así que... ¡¡no sabes que bien me vienes!! jejeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar! Lo pasamos muy bien, recomendable 100%. Cualquier duda, aquí estamos! Gracias por pasarte por aquí y comentar. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola Sandra y familia,

    Muchas gracias por vuestra visita a Bodegas Portia, esperamos que os gusten nuestros vinos.

    Lástima que no pudierais hacer la visita guiada. En todo caso, os animamos a volver en plena vendimia, cuando la experiencia es más intensa.

    Saludos desde Bodegas Portia, en el corazón de la Ribera del Duero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena que no tuviéramos tiempo para quedarnos a la visita guiada. Nos quedaron muchas cosas por ver por la zona así que seguro que volveremos. La época de la vendimia tiene que ser muy auténtica, intentaremos que coincida con nuestra próxima visita ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Qué interesante! La verdad es que conocemos la zona pero con los peques no hemos ido. Hay que probar...Recuerdo en una visita en California a una bodega (chulísima) que no nos dejaron entrar con mi sobrino porque había cata final...en fin...ni que le fuéramos a dar vino a él!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros no tuvimos ningún problema por el hecho de ir con niños¡ hasta les dieron Mosto mientras nosotros hacíamos la cata! :)

      Eliminar
  5. Hola nosotros iríamos con dos enanos de año y medio, sabéis si habría algún problema? Gracias por el post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moni, en principio no creo que haya ningún problema, dependerá de si ellos aguantan bien la visita (nuestro hijo pequeño tenía esa edad más o menos cuando hicimos la visita). Que os vaya muy bien!

      Eliminar

Blogging tips