sábado, 22 de marzo de 2014

Excursión por el Delta del Llobregat

Nos encanta nuestra ciudad, pero a veces también nos apetece escaparnos del asfalto y pasear por zonas más verdes y gozar de la naturaleza. 

En el Prat del Llobregat, a pocos kilómetros de Barcelona, desemboca el río Llobregat formando un delta. Se trata de una área agrícola con muchos campos y plantaciones y es una zona protegida en la que habitan numerosas especies de aves. 


Desde el Centro de Información del Delta del Llobegat parten varios senderos. Nosotros tomamos el Camí del Mirador de Bunyola con inicio en el mismo aparcamiento. Es ideal para caminar, ir en bicicleta o patinete y perfectamente circulable con el cochecito de bebé. 


Este camino transcurre paralelo al río Llobregat hasta su desembocadura en la playa (el recorrido lo podéis ver marcado en amarillo en la fotografía inferior). 


En la plataforma de observación del Mirador de Bunyola podréis disfrutar del paisaje del Delta del Llobregat y la desembocadura del río. Si os animáis, desde aquí podéis seguir hasta las antiguas Casernas de Vigilancia y el Mirador del Semáforo.

Durante el trayecto pudimos ver varios patos y otras aves en su hábitat natural y también tortugas. Además, la circulación de aviones es constante pues el aeropuerto de Barcelona está al lado, con lo que los niños se entretenían a mirar cada avión que iba pasando. Pero de los puntos de observación de aterrizaje de aviones os hablaré otro día porque las imágenes se merecen un post para ellas solitas.


Una escapada perfecta que combina los espacios naturales con la observación del aterrizaje de aviones.


Datos prácticos: llegar en vehículo privado desde Barcelona es muy fácil. Saliendo por la C-31, hay que desviarse por la salida de El Prat del Llobregat. Luego hay que ir siguiendo todas las indicaciones hacia las Playas del Prat y Espacios Naturales del Delta. Pasado el Cementerio llegaremos a un parking cerca del Centro de Información donde podremos estacionar el vehículo gratuitamente. Aquí iniciamos el camino dirección a la playa (Mirador de Bunyola).

4 comentarios:

  1. Interesante excursión y ruta, y como bien dices, bien cerca de la ciudad. Este tipo de escapadas 'naturales' para huir y desconectar, aunque sea una mañana, del caos, ajetreo y polución de la ciudad, son un 'must', y estamos seguro de que los niños lo agradecen un montón. SaludoX!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va genial desconectar unas horas de la gran ciudad y que los niños encuentren espacios naturales donde puedan ir tranquilamente en bicicleta. Por suerte aquí en Barcelona tenemos varias zonas.
      Gracias por pasarte por aquí. Un saludo!

      Eliminar
  2. De vez en cuando se agradece salir un poco de la ciudad. Y sobre todo lo agradecen los peques que pueden saltar y correr a sus anchas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sean escapadas de pocas horas muy cerquita de donde vives, salir de la ciudad siempre se agradece! Saludos

      Eliminar

Blogging tips