martes, 19 de noviembre de 2013

Excursión en Aigüestortes con niños

Queríamos probar un trekking con los niños ya que en el viaje del pasado verano a Japón se habían portado más que bien y, a pesar de tener 4 y 6 años, aguantaron el ritmo perfectamente, con una media de unos 6 a 8 kilómetros al día. El peque de 2 años iría en la mochila.

Estábamos pasando unos días en la zona del Valle de Boí y el Parque Nacional de Aigüestortes, en el Pirineo de Lleida. La idea era buscar una ruta con una distancia similar. Intentaríamos llegar a L'Estany Llebreta, ubicado a 4 kilómetros de la entrada del Parque que hay cerca de Caldes de Boí. 



Para llegar al Estany de Llebreta hay dos rutas posibles. Una es subir por la carretera por la que únicamente pueden circular los jeeps de las excursiones organizadas que se contratan en Boí y que te dejan más arriba del estanque, en el Pla d'Aigüestortes, desde donde se pueden tomar varias rutas de senderismo. No os recomendamos que vayáis por esta vía ya que la circulación de estos vehículos es continua y merma el encanto de lo que significa una excursión por la naturaleza. 

La otra manera de llegar al Estany de Llebreta es por un camino de montaña, que parte del aparcamiento. Andamos por caminos de belleza extraordinaria con algunos tramos con una pendiente destacable. Atravesamos un puente sobre un río y tuvimos que atravesar riachuelos poniendo los pies en las piedras. Nos mojamos un poco las botas, pero nada grave, forma parte de la aventura. 



Y de repente, cuando las fuerzas empezaban a flaquear y empezábamos a dudar de si conseguiríamos llegar a ver el estanque, apareció frente a nosotros, imponente. En las aguas negras del Estany Llebreta se reflejaban los colores amarillos, ocres y marrones del otoño. Un espectáculo para la vista.


Llegando a l'Estany Llebreta. ¡Lo conseguimos!



Tras un rato de descanso disfrutando de la vista y el paisaje y un tentempié para reponer fuerzas, empezamos el viaje de descenso. Esta vez fuimos por la carretera para variar el recorrido y porque creíamos que sería menos cansado que no tener que ir frenando la pendiente de la montaña. Definitivamente, por la carretera es mucho más aburrido y monótono y se nos hizo más largo el trayecto.

Esta excursión fue una gran experiencia en la que pusimos a prueba la resistencia de todos y con la que los niños disfrutaron muchísimo. Tanto, que al día siguiente nos hicieron repetir (aunque entonces el trekking fue corto porque yo estaba con agujetas, ellos no).


¿Futuro blogger?
Datos prácticos: Llegamos temprano y aparcamos el coche en el parking que hay dentro de Parque de Aigüestortes. Ojo porque cuando éste se llena, hay que dejar el coche en un aparcamiento en la carretera de Boí a Caldes de Boí, con lo que sumaremos 1 kilómetro y medio a la excursión.

En esta zona no hay ningún servicio, hay que llevar todo lo que se necesite en la mochila (agua, comida,...).  

4 comentarios:

  1. ¡Qué excursión más chula! La próxima vez que subamos al Pirineo la haremos. Y las fotos preciosas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que os animéis a hacer la excursión! es muy bonita. Además fuimos encontrando vacas, y ya sabemos que a los niños les encanta todo lo que tiene que ver con los animales. Gracias por pasarte por aquí y comentar!

      Eliminar
  2. Al.lucinant el paisatge d'Aigüestortes en aquesta època! Un lloc idíl.lic!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Els colors de la tardor fan molt especial el paissatge. Una passada!

      Eliminar

Blogging tips